Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

ODÍN, el KETHER de la Kábala

ODÍN, el KETHER de la Kábala

ODÍN, el KETHER de la Kábala,
también llamado Woden o Wotan es el “Padre de los Dioses”

Sé que estuve colgado de aquel árbol que el viento azota,
balanceándome durante nueve largas noches,
herido por el filo de mi propia espada,
derramando mi sangre por Odín,
yo mismo una ofrenda a mí mismo:
atado al árbol
cuyas raíces ningún hombre sabe
adónde se dirigen.
Nadie me dio de comer,
nadie me dio de beber.
Contemplé el más hondo de los abismos
hasta que vi las Runas.
Con un grito de rabia las agarré,
y después caí desvanecido.
Nueve terribles canciones
del glorioso hijo de Bolthor aprendí
y un trago tomé del glorioso vino (*)
servido por Odrerir.
Obtuve bienestar
y también sabiduría.
Salté de una palabra a otra palabra
y de un acto a otro acto…

(Las palabras del Altísimo: Hávamál)

(*) Se ha traducido por vino el “mead”, una bebida alcohólica muy apreciada por los Vikingos.

 

En este relato Odín cuenta que se colgó del árbol de la Vida, Yggdrasil, sobre el que se sostienen los 9 mundos que forman el universo de los escandinavos y de cuyas raíces se desconoce el origen.

Su sacrificio consistió en colgarse de un pie de este árbol sagrado en el cual permaneció por nueve días, sin ser alimentado y sangrando al haberse herido é mismo con una lanza, para incrementar su sacrificio, fue entonces que al noveno día se le es revelado el conocimiento de las Runas, atribuyéndole su paternidad, por relacionar los nueve días de sacrificio personal, con los nueve meses de gestación, en la maternidad.

En este sacrificio voluntario se entregó a sí mismo esperando que la savia del árbol sagrado le penetrase y le llegase a la cabeza, para después resucitar lleno de poder y sabiduría al obtener las Runas.

 

 

Tags

Submit a Comment