Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Feliz y Próspero 2013

Feliz y Próspero 2013

Feliz y Próspero 2013

En la pasada década, en muchas ocasiones, observando todo el consumismo, guerras y demás situaciones delicadas por las que atravesó el planeta, en más de una ocasión uno ha tenido la seguridad de que la década siguiente, es decir, la que vivimos precisamente ahora, sería más espiritual. Simplemente por equilibrio, ya que estábamos llegando a un grado de materialismo insoportable e insostenible.

Nuestro planeta está pasando por un momento muy emocionante y creo que si echamos una mirada a nuestro alrededor, todos estaremos de acuerdo.

Muchos mitos, ídolos, ideales, etc. están cayendo. Acuarius está desenmascarando toda clase de mentiras y nos invita a todos a empezar a tomar parte en ese gran desenmascaramiento.

Nos transmite además, una idea que nos parece muy importante: no se dejen engañar.

Este mundo es bello. No hagamos caso a los telediarios, falsos expertos y alarmistas en general que nos quieren castrar a nivel creativo, a nivel divino. Todos ellos eran los que cantaban y alababan al dios del “todo va bien, la economía se auto-regula, consumid” de la pasada década.

Reflexionemos: somos Hijos de Dios, partículas del mismísimo YO SOY DIOS EN ACCIÓN. Nada de lo que existe en este mundo ha sido creado ajeno a la Voluntad del Padre. El Universo es una obra en constante movimiento. Debemos aprender de una vez por todas a leer entrelíneas, a identificar el momento que todos estamos viviendo como Humanidad.

Debemos de tener un pensamiento propio, fruto del discernimiento y, para ello, debemos comprender qué significa el mismo proceso del discernimiento.

En un mundo donde todo es relativo, el discernimiento no implica que simplemente debamos de elegir entre el Bien y el Mal, identificándolos con tal o cual situación o cosa. En un mundo donde todo es transitorio, el Bien y el Mal son relativos. Siendo así, se trata de que el discernimiento nos recuerde que todo es falso, relativo, Maya.

Somos creadores. Aprendamos a elegir nuestros átomos de pensamiento, aprendamos a elegir los colores que queremos utilizar en el gran lienzo de nuestra Mente para crear en ella la más bella Obra.

Que en este 2013 que comienza, la Humanidad empiece a reconocer en si misma todo lo que la une y que no existe nada que nos separe, excepto la misma idea de separación.

Aprendamos a vivir con plena consciencia de nosotros mismos, de instante en instante, de momento en momento, vivificando lo que nos rodea.

No juzguemos, ni critiquemos a nuestros semejantes.

En este Universo todo es vida, incluso la muerte. La corrupción es apariencia. La maldad es apariencia. El Odio es simplemente Amor en vibraciones lentas.

¿Acaso no es el Amor lo que le lleva al mafioso a proteger a los suyos? ¿Su sentido de responsabilidad?

Pues si hasta un criminal es capaz de trabajar por lo suyos, ¿porque no podemos serlo nosotros?

¿No está el político corrupto engañando a miles de personas por querer ofrecer un futuro de abundancia a sus hijos, esposa y amantes?

Si creemos que esas son cosas abominables, no las cometamos, pero no reforcemos al mal, como decía el Maestro. Hasta un físico cuántico materialista sabe que nuestra Conciencia influye en lo observado.

Debemos de dar un paso más allá. Aspirar a ser sabios, cultos y refinados.

Debemos abandonar la idea de que no se puede hacer nada, porque no es cierto. Podemos hacer algo por los demás, algo que puede transformar el mundo: ser buenos.

Porque el ser humano bueno es un bálsamo para sus congéneres, para las especies animales y vegetales. Para la vida en general.

Pero ser buenos no significa exclusivamente hacer obras de caridad, que también, significa cambiarnos, auto-conocernos, despertarnos.

Para ello, hay que ir más allá de lo que creemos que estamos haciendo bien, más allá de nuestros actuales conceptos filosóficos, más alla de lo que somos ahora, porque eso no es suficiente.

Aprendamos a pescar de forma real. Luego podremos enseñar a pescar. No hagamos las cosas porque lo hacen los demás. Preguntémonos en cambio, porqué las hacemos.

No tengamos miedo a cambiar, a ser buenos. No hagamos caso a las advertencias de los mafiosos, de los corruptos.

No tengamos miedo a crear una nueva civilización.

Son ellos, los que aún no han descubierto esta verdad, los que siguen en la ilusión. No debemos sentirnos menos por obrar correctamente.

Salgamos fuera en esta misma noche y comprobemos esta verdad. Miremos por la ventana y sintamos la suave brisa, la luz de las estrellas, el calor de nuestro ser amado. ¿Existe algo más verdadero, puro y bello que el dinero pueda pagar?

Miremos todos esas estrellas. Dicen que hay más de ellas en el Cosmos que granos de arena en las playas de nuestro hermoso planeta.

Nos están susurrando al oído la única Verdad: “En el Universo sólo existe una constante: la Abundancia, que no es otra cosa que el Amor del Creador hacia lo Creado.”

Pero, ¿de qué clase de Amor estamos hablando? ¿A qué clase de Creador nos estamos refiriendo?

Evidentemente no hablamos de un ente, no hablamos de un ser. No hablamos de un dios hecho a imagen y semejanza de los errores de los Hombres.

Hablamos del Aquello, de lo Absoluto, de lo Transcendente, del Amado, de Aquello que nos vivifica y a la vez vive a través de nosotros.

De la Eterna e Infinita Circunferencia que abarca el Todo y que experimenta a través de nuestras vidas, de nuestras aparentes derrotas, de nuestras victorias, el Conocimiento, el puente que une el Conocedor con lo Conocido.

De Aquello que a través de cada átomo del Universo, conoce y, por lo tanto, se auto-conoce.

Y se AMA.

¿Y para qué acaso está el Ser Humano en este mundo, si no es para levantarlo del lodo de la Tierra y vivificarlo mediante su Pensamiento y su Voluntad, expresiones máximas del Amor Divino?

Por último, quisiera transcribir algunas palabras de Las Llaves del Reino Interno, de Jorge Adoum:

“Así como el radio es el principio, medio y fin de la circunferencia, así el Hombre es en el Infinito, principio, medio y fin de lo existente.
Sin embargo, la Unidad es impenetrable a la concepción humana y es desconocida en su principio.
Todo se conserva y vive en la Unidad; todo desaparece en Ella.
La Unidad está más allá de la mente, del sentido y del placer.

Con todo, se llega a la Unidad por medio de la mente, del Sentido y del Placer.

La Religión antigua decía: ‘De Él venimos y a Él hemos de volver’.

La Religión moderna dice: ‘Yo y el Padre somos Uno’.

La Religión futura dirá. ‘Yo soy Él; Él es Yo’.

Los antiguos caminaban hacia la Unidad; los futuros la vivirán.”

Queridos amigos ¡Feliz Año 2013 a todos!

Y que sigamos firmes en la Obra del Universo, cada uno a su manera, seamos maestros o aprendices, espiritualistas o materialistas, desde la Libertad y del Amor.

¡Qué todos los seres sean felices!

Submit a Comment